20 de diciembre de 2015

Titanic

Quizás el barco que nos rescató estaba destinado al naufragio.
Sin querer quererlo nos embarcamos en el Titanic,
y claro... ya sabemos todos como acaba la historia.
Una bonita historia de amor,
eso es lo único que me puedo llevar de ti,
pero con un fatal desenlace elegido por ti,
porque tú esta vez eras el capitán,
y nos hundiste a todos,
a mi,
a ti,
y a los músicos del Titanic,
que estaban poniendo la banda sonora a nuestro bonito romance.


Y sí, así se puede resumir nuestro amor,
asemejándolo con algo tan grande como el Titanic,
y resumido en una película de tres horas y media.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada