21 de febrero de 2016

Balance de una noche

Pega un trago de esto.
Ayuda a olvidar. 
(Dicen.) 
Y tocas el fondo de la botella sin encontrar la forma de alejar tus pensamientos.

Recuerdas con más intensidad el daño que te hicieron,
empiezas a echar de menos aquellos brazos,
te prometes que todo cambiará.
Brindando una vez más por todo lo que vendrá.

Pero la mañana siguiente no eres capaz de levantarte,
y no puedes luchar por lo que prometiste.
Resaca, hora de sacar recuerdos y hacer balance de la noche.
Noche de descontrol con las de siempre,
las que nunca fallan.
Las que te levantan el ánimo en la cena, entre chupitos, y esperando al taxi.

Balance terminado.
El alcohol no ayuda, solo ellas.
Las que quitan las penas ahogándolas con alegrías.
AMIGAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada