23 de octubre de 2016

Muy Domingo

Domingo... Muy Domingo... Y no puedo contar con unos brazos como los tuyos, esos que te hacen olvidar el resto del mundo y te hacen sentir como en casa. Porque como en casa en ningún sitio, por eso me gusta llamarte hogar. Muy Domingo tan domingo que ni el sofá me llama, mejor cama y soledad. Música de fondo y los recuerdos reproduciéndose como la película que hoy tocaba ver. Ven. Ven y restale  significado al domingo. Haz que deje de ser el último día de la semana y empiece a ser el primer día de nuestra vida. Juntos. Haz que las nubes que cubren este Domingo sean  el edredón que nos arropa mientras pasan las horas y el resto del mundo nos da igual. Ven y rescatame de todos los Domingos de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada