12 de octubre de 2016

Por miedo a sentir

Hoy iba a ser un gran día, pero por miedo a mojarnos bajo la lluvia por miedo a sentirnos vivos estamos tirados en el sofá. Por miedo a sentir dejamos de vernos, de acariciarnos. Y ahora ya nada sentimos. Menos que antes. Y mañana mucho menos que ahora. ¿Pero sabes qué? Por ti me calaría hasta los huesos, abandonaría mis miedos, y empezaría a creer más en el amor.
Te echo de menos. Lo pronuncio sin miedo aunque puede que tú si que estés cómodo en el sofá y no tengas la insensatez de empezar a apreciar los días de lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada