13 de noviembre de 2016

Idiota

Te odio como nadie jamás ha sabido odiarte. Me encuentras las cosquillas donde nadie me las ha encontrado. Y acabamos tirados por el suelo de la habitación peleando a ver quien sufre más esa pelea de risas. Tú siempre acabas ganando, y yo soy la vencida que tiene que gritar ¡para para!, cuando en realidad no quiero que pares nunca porque me quiero quedar a vivir en esos momentos en los que el resto del mundo desaparece. Ese momento en el que mi vida cobra sentido, porque eres tú el que lo da. Luego están nuestras peleas de mordiscos, que terminan devorándonos como dos fieras carnívoras. También están nuestras peleas por la manta. Un tira y afloja que termina con una lluvia de cojines. Eres el idiota que da sentido a estas peleas absurdas. Peleas que amo. Eres el idiota de los idiotas. Mi idiota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario