18 de enero de 2017

Mensaje encriptado, en mi espalda.

Masajes que alivian,
que curan todas las contracturas
que tú mismo causaste.
Masajes llenos de mensajes
subliminales.
Dibujas en mi espalda
letras que no puedo descifrar,
vienen encriptadas
y solo tú puedes adivinar.
Necesito uno de esos,
que tú me sabes dar
esos que duelen 
pero luego te hacen bien.
Necesito retorcerme 
con tus manos pegadas a mi piel.
Necesito que me hagas crujir
cada una de mis vertebras
para sentir el alivio que también me causas.
Manos santas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada