26 de febrero de 2017

Disculpas anticipadas

Lo siento,
empiezo disculpándome yo
que cosas tiene la vida,
cuando la causa de que mi corazón
me esté pidiendo una tregua eres tú.
Se ha cansado de luchar
por algo que nunca ha habido
y que nunca habrá.
Dice que no quiere luchar más
por lo que ya no vale la pena,
aunque nunca lo valió
pero no sé...
Parecía que por una vez el corazón
y el cerebro habían pactado un acuerdo
y ambos querían intentarlo
ambos querían que esta vez si funcionara
pero no sé...
Las cosas a veces son más complicadas,
aunque somos nosotros los complicados
que lo complicamos todo
y luego lamentamos.
Lo siento,
de nuevo.
Por pensar que esta vez sí,
esta era la buena
que esta vez era la vez que era la vencida,
pero no,
la vencida siempre soy yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada