9 de abril de 2017

Lo intangible

Me gusta sorprender,
y hacerme la sorprendida, 
aunque en ocasiones 
nada me sorprende. 

Me encanta hacer sorpresas inesperadas, 
regalos de porque sí porque te lo mereces, 
y fin. 
Pero a mi ya nada me sorprende. 
Nadie toma la molestia 
de dar lo que aun no tiene, 
y aun así lo da 
con el único fin de recibir una sonrisa, 
                                          un abrazo, 
                                          un gracias
 que llena más que todo lo material.
Dar para recibir lo que no se puede tocar, 
ese es mi único objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario