12 de abril de 2017

Tras los puntos suspensivos

Debo contarte lo que sucede tras los puntos suspensivos.
...
He omitido información tras tres puntos de suspensión, que bien podrían sustituirse por un suspiro. Porque tras ellos he callado tantas cosas, que tres puntos han dicho más que todo lo que he escrito. Y el suspense ha hecho magia, pues detrás de cada punto ha habido un me pasa todo menos tú, cuando solo te digo que no me pasa nada... Un pero te quiero, porque eres idiota... Un y no estás, cuando hace frío... No sé si lo entiendes. Pero eso... 
Cada punto deja libre imaginación para que pienses lo que siento sin tener que decirlo. Te echo de menos... ¿ahí que te sugiere? Piensa y completa la frase como creas conveniente. ¿pero a que tengo razón? Ya te lo dije... ¿que te sugiere? Y puedo seguir... 
Ves como te digo más de lo que digo si tener que decirte nada, por ese motivo sabes entenderme, porque hay veces que parece que no hablamos el mismo idioma, pero nos comunicamos en el mismo código, y sabes como descifrarlo, porque sí, tú y yo estamos sintonizados en la misma frecuencia y por eso nos sobran las palabras pudiéndolas resumir en puntos sin que estos tengan que ser finales.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario