21 de junio de 2017

Salvados

Quiero que lleguen las noches de verano
tirarme al suelo y ver las estrellas
estirar la mano y que estés a mi lado
y por mi, ahí en ese momento 
y en ese preciso instante 
se puede detener el mundo
y esta vez no es para bajarme
es para quedarme por siempre con él,
viendo las estrellas 
sintiéndome tan pequeña
pero tan grande,
tan afortunada
por tener a mi mayor fortuna 
enlazada a mi mano.
Y no considero que sea suerte 
suerte es cuando te toca algo por azar
y vale que dentro del amor 
siempre haya algo de azar, 
pero yo tan siquiera estaba jugando 
como para tener la suerte de que aparecieras.
Digamos que se dieron todos 
y cada uno de los casos favorables
para ir tirando del hilo (del destino)
y que en el momento preciso 
y menos esperado aparecieras.
Y te quedaste y nos salvamos 
siendo dos náufragos sin rumbo 
que decidieron ponerse de acuerdo
y empezar a remar compartiendo rumbo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario