26 de febrero de 2017

Disculpas anticipadas

Lo siento,
empiezo disculpándome yo
que cosas tiene la vida,
cuando la causa de que mi corazón
me esté pidiendo una tregua eres tú.
Se ha cansado de luchar
por algo que nunca ha habido
y que nunca habrá.
Dice que no quiere luchar más
por lo que ya no vale la pena,
aunque nunca lo valió
pero no sé...
Parecía que por una vez el corazón
y el cerebro habían pactado un acuerdo
y ambos querían intentarlo
ambos querían que esta vez si funcionara
pero no sé...
Las cosas a veces son más complicadas,
aunque somos nosotros los complicados
que lo complicamos todo
y luego lamentamos.
Lo siento,
de nuevo.
Por pensar que esta vez sí,
esta era la buena
que esta vez era la vez que era la vencida,
pero no,
la vencida siempre soy yo.

22 de febrero de 2017

Todo lo contrario

Paras los relojes 
y el tiempo pasa deprisa. 
No entiendo cómo lo haces 
pero eres capaz de hacer 
dos opuestos a la vez. 
Me congelas con la mirada 
y me das el calor 
de unos brazos que hablan 
que dicen que no quieren soltarme 
que me sostienen 
y dan sentido 
y hacen perdermelo. 
Eres el opuesto que sin ser 
un polo imantado, atrae. 
Eres todo lo contrario al amor. 
Y el amor dice que antes él 
se enamora de ti. 

19 de febrero de 2017

¿Y qué?

Lo que quieren oír y que jamás van a escuchar es que la lluvia no moja, las palabras no duelen, y el amor no mata. Y qué. Si la magia surge fuera de la zona de confort y aunque toque salir y mojarse quizás allí si encuentres la felicidad. Porque el problema que tenemos es que nos gusta la comodidad, estar en pijama todo el día y estar tirado en el sofá, viendo una película cualquiera que no nos haga pensar demasiado porque esas que te hacen reflexionar te rallan demasiado. Y qué. Y qué razón tengo. ¿verdad? Y más si lo que en realidad nos empapa son las palabras que nos dañan, y el miedo al que dirán. Por no hablar del miedo generalizado de esta sociedad. Amar. Queremos vivir sin dolor y el amor nos va matando para dar la vida por otra persona, de tal forma que acabamos dando mayor importancia a la vida de la otra persona que a nuestra propia vida. Y nos vamos matando felizmente, porque vamos creciendo como personas al no ser tan egoístas pasando un poco de nuestra propia felicidad por ver sonrisas en otras caras. Y así también se puede ser feliz. Pero tenemos miedo, y no queremos que nos pase nada, seguiremos viviendo "plenamente" tirados en el sofá.

8 de febrero de 2017

La chica de las poesías

La chica de las poesías, así le llamaba para diferenciarla del resto. Del resto de chicas que todo le importaba una mierda, casi igual que a ella, con la diferencia que lo único que le importaba era la poesía. La chica de las poesías, no se sabe si era una manera de denominarla para diferenciarla del resto como una etiqueta social en la cual quedaba incluido que era dulce pero la más cursi de todas, la más cariñosa, pero la más cursi de todas, la más especial pero la más cursi de todas. Sin saber que lo que ella esconde o atrapa en escritos es el lado real, el lado amargo, y el lado más oscuro de este mundo. Pues en ellos muestra lo jodido que es vivir en esta sociedad en la cual todo el mundo aparenta ser lo que no es, todo el mundo dice estar enamorado, y de lo único de lo que están enamorados es de si mismo. Algunos atreviéndose a denominarlo como amor propio, pero ella, la chica de las poesías, prefiere llamarlo por su nombre, egocentrismo. Es capaz de mostrar el dolor de lo que realmente es amar, el dolor de una pérdida, el dolor que supone estar rodeado de nada. Pero también se atreve a mostrar lo bonito de la vida, cada momento irrepetible, que ella captura entre lineas y no en una simple diapositiva, porque a ella le gusta revivir sentimientos, y que mejor manera que dejar constancia de ellos en un trozo de papel. Pocos saben lo que ella siente, porque pocos se han atrevido a experimentar una operación a corazón abierto para descubrir los sentimientos. La chica de las poesías, que solo necesita poemas en vena para resucitar en un mundo de muertos en vida, que no saben lo que son las emociones porque nada les emociona.

5 de febrero de 2017

Efecto Disney

Por más cuentos que le contaron de pequeña, con ella no pudieron. No, con ella no. Ella sabía que toda esa magia solo era parte del efecto Disney, y que la realidad era otra. Aunque en el fondo iba de dura, y soñaba con su cuento, pero a su manera. Ella no quería llegar a casa a las doce de la noche, quería salir de ella y no volver hasta las tantas sin antes no haber perdido la cabeza pero con los tacones puestos, para luego descalzarse y agitarlos para parar un taxi que le dejara en casa. Y que a la mañana siguiente de repente apareciera su príncipe y la despertara de la resaca con un beso como el de el príncipe de Blancanieves que consiga romper el hechizo de la séptima copa envenenada, aunque ella en el fondo quiera marcarse un bella durmiente y no despertarse hasta la hora de la siesta. Aunque de bella solo la quede el maquillaje esparcido por toda la cara. Pero es perfecta. Y quizás por eso no necesita ningún príncipe cargado de cuentos.

1 de febrero de 2017

Uno más uno

Uno...
uno del mes dos
uno del comienzo
de un mes frío
uno de tantos días,
uno de esos días
de pasar de todo.
Uno del mes dos,
dos propósitos
de año nuevo
ya se desvanecieron,
ya se consumieron
entre los días
del año nuevo.
Uno...
Uno de un mes nuevo
para que uno
siga siendo uno
porque el otro
todavía no ha querido
unirse a la suma
de uno más uno.
Y aunque mañana
será dos
esta suma nunca sumará
y seguirá marcando
ERROR